Comunicación

Povisa pone en marcha un nuevo protocolo de cirugía abdominal

El objetivo es reducir las molestias de los pacientes y acelerar su recuperación

La Recuperación Intensificada de Cirugía Abdominal –RICA- cambia sustancialmente conceptos, cuidados y prácticas quirúrgicas tradicionales

La información y el compromiso de pacientes y familias, claves también en el nuevo sistema, que ha comenzado a implantarse estos días tras meses de preparación

 Sábado, 21 de abril de 2018.- Povisa ha puesto en marcha un novedoso protocolo de Recuperación Intensificada de Cirugía Abdominal –RICA-, cuyo objetivo es reducir sustancialmente el impacto de las intervenciones quirúrgicas y las complicaciones postquirúrgicas, logrando así una mejor recuperación de los pacientes.

El nuevo protocolo, coordinado por Cirugía General y con la participación de Anestesiología, Enfermería, Hematología, Calidad e Informática, otorga un importante protagonismo a los propios pacientes y sus familias, y pone en marcha una serie de medidas previas a la cirugía, durante la propia intervención, la estancia hospitalaria y también en las recomendaciones previas al alta y durante el postoperatorio domiciliario.

Algunas de estas medidas sorprenden por su novedad e incluso por romper con pautas comúnmente establecidas. Estas novedades comienzan ya en la fase previa a la intervención, donde se inicia un proceso de información exhaustiva y continua para el paciente, que a través de los equipos de Anestesia, Cirugía General y Enfermería tendrá en todo momento conocimiento de la evolución de su intervención y sus resultados. A los pacientes se les conmina a llevar una forma de vida saludable, eliminar el consumo de tabaco y la ingesta de alcohol, y se les forma en ejercicios de fisioterapia respiratoria domiciliarios con ayuda de un inspirómetro. Además de consejos de nutrición e hidratación preoperatoria, necesarios para llegar en las mejores condiciones físicas posibles a la intervención, se les entregan suplementos de bebidas ricas en hidratos de carbono y se les instruye también sobre cómo ingerirlas hasta dos horas antes de la intervención. En caso de detectar anemia preoperatoria, el servicio de Hematología marca los criterios para una suplementación de hierro por vía oral o intravenosa. La estabilización de las enfermedades del paciente antes de la cirugía y principalmente la elección de técnicas anestésicas que reduzcan los efectos secundarios de la intervención como son el dolor, las náuseas y vómitos o el íleo postoperatorio son los objetivos del servicio de anestesiología.

Durante la propia intervención, el nuevo protocolo busca evitar el uso de drenajes y sondas nasogástricas de forma rutinaria, habituales en la cirugía tradicional, ya que no son necesarias en la mayoría de los casos, evitando las molestias que estos dispositivos conllevan.

Ya en planta, las novedades respecto a los protocolos habituales son también llamativas y van dirigidas a conseguir una movilización precoz del paciente recién operado, una nutrición temprana y la práctica de fisioterapia respiratoria. Se busca en primer lugar que el paciente pueda levantarse de la cama y caminar cuanto antes, ya que facilita mucho la recuperación y evita complicaciones. Frente a la idea tradicional del reposo absoluto del paciente post-operado, al día siguiente de la intervención éste puede sentarse en el sillón de la habitación, en varios intervalos, hasta seis o más horas, y caminar distancias cortas en series pequeña y progresivas, acelerando la movilidad del intestino y la recuperación general. A los pacientes recién operados, el personal de Enfermería les ayuda a practicar ejercicios de fisioterapia respiratoria previamente aprendidos en la formación preoperatoria, para evitar complicaciones respiratorias como neumonías o insuficiencias, con el objetivo de recuperar cuanto antes el volumen pulmonar y movilizar las secreciones.

Las novedades del protocolo RICA se extienden finalmente, también, al momento del alta. Para empezar, el alta se comunica con la máxima antelación, para permitir que el paciente y su familia se preparen con tiempo para ello, y además los equipos médicos y de enfermería planifican detenidamente con ellos las recomendaciones para los días posteriores. En esta fase es especialmente importante el trabajo de formación de enfermería con aquellos pacientes portadores de estomas. A todos los pacientes, se les facilita un teléfono para poder contactar las 24 h. del día en caso de alguna urgencia o duda.

Tras meses de preparación por parte de los servicios mencionados, el nuevo protocolo se ha puesto en marcha estos días con una excepcional acogida por parte de los pacientes, aunque restringido en el arranque a la cirugía colorrectal. Posteriormente se irá extendiendo a toda la cirugía abdominal mayor y a otros servicios quirúrgicos.

Pie de foto.- Imagen de los equipos de Cirugía General, Anestesiología, Hematología, Enfermería, Calidad e Informática, implicados en el diseño e implantación del nuevo protocolo.

Trabaja con nosotros

Ayúdanos a mejorar

Vídeos educativos

Proyecto Recupera

Proyecto Modernización Montacamillas

Programa Operativo de Empleo Juvenil

Cómo llegar a Povisa