Comunicación

Neuroestimulación de última generación para el dolor crónico

La Unidad del Dolor de Povisa comienza a implantar el dispositivo más avanzado del mundo en pacientes con dolor crónico y agudo

Se aloja en la médula espinal, donde genera descargas eléctricas que bloquean la señal de dolor e impiden que llegue al cerebro

El paciente puede controlar en remoto el nivel del neuroestimulación, y el equipo médico puede acceder mediante tecnología Bluetooth a información relevante sobre su funcionamiento

Vigo, 15 de junio de 2018.- La Unidad del Dolor de Povisa ha comenzado a implantar lo que se considera el neuroestimulador para control del dolor más avanzado del mundo, indicado para pacientes con dolor agudo en patología de espalda o dolor regional complejo y refractario a otros tratamientos.

Este neuroestimulador, que solo han utilizado hasta el momento otros tres hospitales españoles, tiene el tamaño de una moneda de cincuenta céntimos y se implanta en la médula espinal —a nivel cervical o lumbar—, donde genera una serie de descargas eléctricas que bloquean la señal de dolor e impiden que llegue al cerebro del paciente.

El dispositivo, desarrollado por Medtronic, una de las empresas líderes en el mundo en ingeniería biomédica, ofrece unas características que en conjunto suponen un paso de gigante respecto a dispositivos similares utilizados hasta ahora. Entre ellas, el hecho de que es compatible con la resonancia magnética, lo que permite efectuar pruebas de este tipo sin que provoquen problema alguno en el aparato. El paciente, además, puede controlar en remoto el dispositivo, aumentando o reduciendo la estimulación eléctrica en función del dolor percibido, y el equipo médico, mediante tecnología bluetooth y aproximando una tablet, puede descargar información precisa sobre su funcionamiento, sobre el nivel de dolor, las horas de neuroestimulación necesitadas o los movimientos del paciente.

Otra de los grandes avances del dispositivo tiene que ver con la batería, la más diminuta del mercado y con capacidad para cargarse completamente en una hora. Tiene una vida útil de 15 años, que se puede alargar a toda la vida del paciente si en la neuroestimulación se utiliza bajo voltaje. Hasta ahora, este tipo de baterías debían cargarse cada cuatro o cinco años, obligando a intervenir al paciente para ello.

Con el dispositivo desarrollado por Medtronic, que recibe el nombre de Intellis, Povisa puede seguir ofreciendo las soluciones más avanzadas del mundo en pacientes con un dolor crónico, agudo e incapacitante, pudiendo controlarse hasta el punto de desaparecer por completo y permitirles desarrollar una vida normal.

Pie de foto.- En la imagen, el responsable de la Unidad del Dolor de Povisa, Jorge Sobrino, junto a la paciente María de los Milagros Rivas, sostiene la tablet desde la que controla la información del dispositivo alojado en la médula espinal de la paciente.

Trabaja con nosotros

Ayúdanos a mejorar

Vídeos educativos

Proyecto Recupera

Proyecto Modernización Montacamillas

Programa Operativo de Empleo Juvenil

Cómo llegar a Povisa